junio 6, 2011

En la Comisión de Cultura no se leen novelas

Escrito por admin

Registro Personal rescata el artículo de Gil Gamés publicado hoy en el periódico La Razón. También nos escandalizamos y tuvimos que tomar un poco más del cuarto de Tafil que se recomienda:

Diputados de Cultura

Gil Gamés

Gil abrió la cortina de la semana y vio a los diputados de cultura de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. Se trata de ocho seres difíciles de clasificar. Si estuviéramos jugando “Basta”, Gamés no sabría en qué columna poner a estos ocho legisladores. Se trata de cinco perredistas, dos panistas y un petista. La presidenta de la comisión se llama Edith Ruiz Mendicuti y los lectores la conocen porque fue quien afirmó que José Emilio Pacheco era el autor de Un tranvía llamado deseo.

Alida Piñón la entrevistó en la página de cultura de su periódico El Universal aunque quizá las declaraciones debieron aparecer en el Aviso Oportuno y más precisamente en la columna “Maquinaria Pesada”. Por favor escuchen esto, Gil les advierte que un cuartito de Tafil será muy necesario: “Cuando entré a la Asamblea Legislativa quería la comisión de Equidad o Género, porque me desenvuelvo más ahí que en la cultura”. Edith aceptó presidir la comisión de Cultura como quien recibe las migajas de un bolillo duro. Ni hablar, no siempre se gana.

Y así empezó Edith su aventura cultural. Por su desempeño en la comisión, Ruiz Mendicuti gana 100 mil pesos que añade cada mes a su salario como diputada ¿Cómo la ven? Edith no sabe mentir: “Sí leo, pero me gustan las cuestiones de política, no soy tan soñadora, no leo novelas y ese tipo de libros. Me gusta escribir y me fascina pintar y dibujar, pero pues me interesan otros temas (…). Yo leo cosas del narco y eso, porque uno tiene que saber de lo que pasa, lo demás… es que a mí no se me da, me han criticado mucho por eso, pero yo soy más, ¿cómo te diré?, práctica”. Dios de bondad, farfulló Gilga. No nos olvidemos por favor de que la diputada es diputada.

¿Qué hacer con Mendicuti? ¿Darle espacio en una vitrina del Museo Nacional de Antropología? Esta valiosa imagen representa a una deidad desconocida del imperio de Tenoch en el año de 1360. ¿Conseguir para ella algo en el comercio informal, un puesto de videos piratas? Ya lo debe tener, ni duda cabe. ¿Una plaza como secretaria de René Bejarano? Doble contra sencillo a que Edith fue asistente de El Ligas. Entonces, ¿qué hacer con la diputada del PRD? Gamés se devana los sesos y no da.

Ciertamente la diputada Mendicuti no se da contra las paredes porque Dios es grande, pero, ¿no debería asombrarnos que el PRD le haya dado cobijo e impulso a esta mujer? ¿Ya nada nos llena de estupor? Perdón que Gilga se ponga melodramático, pero caracho, tamos fritos.

Unos vecinos de Iztapalapa le llevaron a la diputada una figura prehispánica que encontraron en una cueva, eso dijeron los vecinos. La diputada se la enseñó a la reportera. De una bolsa de plástico sacó una toalla y de la toalla la pieza: “La gente se encuentra cosas así y me las trae, porque no saben muy bien qué hacer con ellas. Qué bonito está, ¿verdad?”. Edith Ruiz Mendicuti afirma que llevará la pieza al INEA para que “alguien” le ayude a determinar su precio y antigüedad”. La reportera escribió: “probablemente la diputada se refería al INAH”. Correcto, acertaron: hay que llevar la pieza al Instituto Nacional de Antropología e Historia y a Mendicuti al Instituto Nacional para la Educación de los Adultos. Según Alida Piñón, la diputada se embuchaca 409 mil pesos al mes.

El vicepresidente de la comisión de Cultura se llama José López Cándido y le dijo a la reportera lo siguiente: “Le diré la mera verdad, soy luchador social, por eso en mi currículum no está mi profesión, ni mi escolaridad, mi licenciatura es en luchador social, ¿a ver dónde la encuentra?”. Licenciado en luchador social. Ay, Dios.

La frase de Albert Camus cerró los ojos y espetó: “La estupidez siempre insiste”.

Gil s’en va

El artículo se puede consultar en el sitio de internet del periódico La Razón: http://www.razon.com.mx/spip.php?page=columnista&id_article=79127

 


Si te gustó esto te recomendamos...

519 comentarios a “En la Comisión de Cultura no se leen novelas”


  1. Oscar

    Es indignante que una persona que carece por completo de nociones sobre el trabajo que debe desempeñar obtenga recursos tan cuantiosos a costa de los contribuyentes. Antes cuando uno era encontrado incompetente en su trabajo ese alguien por lo menos sentía algún dejo de verguenza al ver su ignorancia exhibida; hoy la diputada con un cinismo chabacano pretende causarnos gracia con su honestidad desfachatada.