junio 3, 2011

Tortas cachondas: no puedes con ellas

Escrito por Alejandro Escalante @Sr_Escalante

Entre los primeros conquistadores de México había un portugués de raza negra llamado Juan Garrido; se cuenta de este personaje que un día encontró entre sus cosas tres granos de trigo, mismos que sembró en el huerto de su casa en Coyocán… y se supone que de esta primera cosecha surgió todo el trigo de América. Este singular personaje se asoció con el mismísimo Hernán Cortés para establecer unos molinos, un par de hornos y así se dieron los primeros pasos en la senda de la panadería nacional.En realidad este es un mito que busca pintar con candor el choque de dos culturas y la incruenta batalla entre el pan y las tortillas.

Parece increíble pero hasta los años 70 los diversos gobiernos que hubo en México alentaron el consumo del pan como la mejor manera de sustentar el mexicano cuerpo y también como medida para rectificar el espíritu nacional, tan adepto al tlacoyo… El maíz era visto desde las alturas como un rasgo de salvajismo indígena y causa segura de la desnutrición popular; hasta que al fin llegó el día en el que los nutriólogos nacionales pudieron afirmar, conforme a las reglas de la ciencia, todas las virtudes nutricionales del maíz y ahora ya se sabe (muy bien) que con tortillas, frijoles y chile, se puede vivir. Antes solo se vivía, sin saber muy bien por qué.

La penetración del trigo en la dieta nacional presenta múltiples variantes regionales pero su éxito se puede medir al mirar la variedad de formas, nombres y variantes de pan que existen. Y el tamaño del negocio si se detiene la vista en una empresa como Bimbo… esta es una historia de largos siglos y que en sus íntimos detalles, es más que interesante. Pero hay que ser sinceros: En México- un pan aparece para el desayuno, tal vez. En la comida, probablemente. Y a la hora de la merienda, casi como obligación; pero esto es en cuanto a la comida del diario.

Por el lado de los antojitos el pan esta presente en la torta compuesta y sus variantes regionales, como la torta ahogada de Jalisco, o las cemitas de Puebla; también existen los pastes de Hidalgo, los hojaldres y las chilindrinas, con su gran variedad de rellenos posibles o probables; y finalmente, los pambazos, cuya historia es sumamente interesante (y próximamente quedará aquí asentada). Abrir un pan y poner algo adentro es algo más que natural y existe en todos los países del mundo: sin embargo en México, y particularmente en el distrito federal, la llamada torta compuesta es algo especial: El ingrediente principal se presenta entre frijoles, queso, aguacate, jitomate, cebolla, chiles en vinagre, crema ¿Qué mas? Sí hay cosas… Pero allí es donde reside el problema: La torta no requiere mucho y sin embargo se le ha llevado hasta la exageración ramplona y el redundamiento superfluo.

La torta de México combina con estética elegante la pesadez de las viandas con la vitalidad de los frutos de la tierra y es un producto unico en su tipo. Existen dos tendencias principales, las tortas frias, que incluso pueden llevar lechuga; y las tortas calientes, elaboradas sobre la plancha de acero. Mil variantes. Al clímax de esta historia debe ubicársele en el umbral de los años 80, cuando encontrar tortas consistentes y manufacturadas con ingredientes impecables no solo era posible, sino lo común y corriente. Pero todo ello llevó a que existieran lugares como las Tortas El Capricho, en Mixcoac, con productos de proporción desmesurada; o las Tortas Hipocampo, la primera franquicia de tortas, que deben de ser imputadas con estas cosas, porque ni el bulto ni el descuido, van bien entre dos panes… y así la decadencia de la torta compuesta es un hecho más que evidente.

Algunas cantinas, no todas, han recogido la estafeta y confeccionan tortas más o menos buenas; y quedan algunos lugares que aun producen tortas como las de antaño…

Hay sin embargo lugares que poseen un éxito increíble: Las Tortas Cachondas. Se trata de un establecimiento que se autopromociona con una frase contundente: “Las más chingonas del rumbo” y dígame usted: ¡Qué se responde a eso! La carta ofrece tortas de res, pollo, cerdo, jamones y del mar, con más de 35 ingredientes diferentes; pero a ello hay que agregar las combinaciones que la imaginación disponga y las variantes en cuanto a tamaños:

  • La Desgraciada; con una dimensión “normal”.
  • La Miserable; en un pan grande y con unos 400 gramos de contenido.
  • Y la propiamente llamada Torta Cachonda; que consiste en un monumento que lleva prácticamente un kilo de cosas en su interior.
  • Ojo: “NUESTRAS TORTAS VAN PREPARADAS CON queso (a elegir: Oaxaca, manchego, Chihuahua, panela o botanero), mayonesa, crema, mostaza, jitomate, aguacate, cebolla, y picante (Chipotle, rajas, habanero, guacamole, chiles toreados).

Abundando en el asunto de los ingredientes, hay que decir que aquí se encuentran los clásicos de siempre como la milanesa, la pierna de cerdo, el pavo al horno, huevo, jamón, queso de puerco, bacalao, etc. Y entre los especiales encontramos el bife de chorizo, la arrachera, el jamón serrano, morcilla, pechuga en mole verde, sardina importada… Yo me comí una torta desgraciada de pierna de cerdo de $30.00, con méritos suficientes como para escribir esta nota e incluso volver algún día de estos, sin lugar a dudas. La torta a la plancha, bien caliente, con la carne deshebrada, queso de Oaxaca fundido, salsa de chipotle y chiles aparte: Muy sabrosa. Es importante mencionar que todos estos ingredientes también se pueden pedir en tacos y, como no, los hay de guisado (con mas de 40 opciones), flautas, huaraches, sopes, quesadillas y sincronizadas. Para beber hay refrescos y aguas frescas de frutas naturales.

 

 

El negro Juan Garrido jamás imaginó lo que aquellos tres granos de trigo iban a dar de si…

*Tortas Cachondas.Isabel la catolica 617, locales D, E, F.Esquina con la calle Segovia, Colonia Álamos.Teléfono: 5440-0579

 


Si te gustó esto te recomendamos...

520 comentarios a “Tortas cachondas: no puedes con ellas”


  1. guillermo hernandez vazquez

    Muy buen artículo, sobre un aspecto de la vida cotidiana de los mexicanos (por lo menos de los del DF)como es la comida rápida (antes del Mc Donals y el Kentuky), por que, a fin de cuentas, nuestras tortas eso son.

    Habría que mencionar al respecto, las famosas tortas del “Monje Loco” alla por el Estadio Azteca, las cuales también tenian un tamaño de miedo (si las “normales” no se las podría comer uno, ahora imaginen las “cubanas” que preparaban, no podía uno abrir tanto la boca para darle una mordida), o las tortas de fideo (si de sopa de fideo)que algunos compañeros de la primaria les preparaban sus madres como lonch para el recreo.

    Saludos al equipo de Nexos
    Atte
    GHV

    Responder

  2. juancho

    MUY CHINGONAS LAS TORTAS CACHONDAS MUY RECOMENDABLES 100% VALE LA PENA PAGAR POR LO QUE VALEN

    Responder

  3. alejandra arteaga

    me han comentado de sus tortas y la verdad me imagino que si deven se exquisitas yo vivi en la banjida las trairian

    Responder

Comenta esta entrada

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>