septiembre 14, 2012

“El Grito” de Maximiliano. Paradojas de la historia nacional

“El Grito” se celebra desde que Ignacio López Rayón lo recordó a dos años de iniciada la guerra de Independencia, y desde entonces es la conmemoración más popular de la historia de México. Entre todos los gobernantes que lo han celebrado desde entonces, el que probablemente resulte más sorprendente y hasta irónico, aunque sin dejar de ser motivo de seria reflexión histórica, fue el archiduque Maximiliano de Habsburgo. El monarca que en 1864 viajó al pueblo de Dolores para su celebración, pronunció un discurso funesto a los ojos de los conservadores que se habían tomado tantas molestias por que algún miembro de una casa reinante europea gobernara a México.

La manera en que Francisco de Paula de Arrangoiz relata el discurso de Maximiliano en su obra México desde 1808 hasta 1867 es prueba de esta profunda decepción. Él que junto a José Manuel Hidalgo y José María Gutiérrez de Estrada había participado tan activamente durante la instauración de la monarquía de Maximiliano en México, no podía contener su enojo ante una situación que explícitamente tiraba por la borda todo aquello que proponía el proyecto monárquico.  Apenas instaurado el gobierno de Maximiliano, Arrangoiz sería nombrado embajador, pero incapaz de sostener su desacuerdo con el rumbo liberal de la administración del archiduque, firmó su renuncia un año después.

Aquí el discurso pronunciado por Maximiliano hace casi 150 años, acompañado del juicio de quien hubiera sido su entusiasta promotor.  El discurso es prueba de ese liberalismo que llevó a Arrangoiz, como a muchos otros, a deslindarse del monarca y nunca más regresar a México. Sin embargo, es también prueba de las paradojas de esa historia nacional que hoy celebramos con orgullo.

 Se dirigió Maximiliano, además de León, a otras poblaciones del Estado de Guanajuato, entre ellas a la villa de Dolores, la misma en donde dio el grito de insurrección el cura Hidalgo. Maximiliano en su propósito de hacerse popular con los republicanos, quiso celebrar suceso tan funesto para México con el siguiente discurso que pronunció en la noche del aniversario, desde el balcón de la casa que habitó Hidalgo:

“ Mexicanos.- Más de medio siglo tempestuoso ha transcurrido desde que en esta humilde casa, del pecho de un humilde anciano, resonó la gran palabra de independencia, que retumbó como un trueno del uno al otro océano por toda la extensión del Anáhuac, y ante la cual quedaron aniquilados la esclavitud y el despotismo de centenares de años. Esta palabra, que brilló en medio de la noche un relámpago, despertó a todo una nación de un sueño ilimitado a la libertad y a la emancipación; pero todo lo grande y todo lo que está destinado a ser duradero, se hace con dificultad, a costa de tiempo. Años y años de pasiones, combates y luchas se sucedían: la idea de la Independencia había nacido ya, pero desgraciadamente aún no lo ve la nación. Peleaban hermanos contra hermanos; los odios de partido amenazaban minar lo que los héroes de nuestra hermosa patria habían creado. La bandera tricolor, ese magnífico símbolo de nuestras victorias, se había dejado invadir por un solo color, el de la sangre. Entonces llegó al país, del apartado Oriente, y también bajo el símbolo de una gloriosa bandera tricolor, el magnánimo auxilio; una águila mostró a la otra el camino de la moderación y de la ley. El germen que Hidalgo sembró en este lugar, debe ahora desarrollarse victoriosamente, y asociando la independencia con la unión, el provenir es nuestro. Un pueblo que, bajo la protección y con la bendición de Dios, funda su independencia sobre la libertad y la ley, y tiene una sola voluntad, es invencible y puede elevar su frente con orgullo. Nuestra águila, al desplegar sus alas, caminó vacilante; pero ahora que ha tomado el buen camino y pasado el abismo, se lanza atraída y ahoga entre sus garras de fierro la serpiente de la discordia; mas al levantarse nuestra patria de entre los escombros, poderosa y fuerte, y cuando ocupe en el mundo el lugar que le corresponde, no debemos olvidar los días de nuestra independencia ni los hombres que nos la conquistaron. ¡Mexicanos, que viva la independencia y la memoria de sus héroes!”

Lenguaje impolítico, falso, ofensivo a los antepasados de Maximiliano, a la familia reinante de España, al partido conservador; lenguaje que usaba faltando a la verdad a sabiendas, pues más de una vez había leído la Historia de México de don Lucas Alemán.

93 comentarios a ““El Grito” de Maximiliano. Paradojas de la historia nacional”


  1. Javier

    Y… ¿El discurso de cuántos presidentes se parece en el espíritu al discurso de Maximiliano? ¿Cuántas jubilosas hacen las veces de masca para ocultar u disgusto como el de Arragoiz?
    Muchos invitados al Palacio y muchas plumas ilustradas deben repensar su idea de independencia. De lo contrario serán traidores a los organismos multicentricos (Banco Mundial, FMI) y a los intereses de sus amadas metrópolis.


  2. Santiago Portilla

    Lo que la indignación de Arrangoiz revela, es que para los conservadores, lo mejor habría sido permanecer como colonia española, usufructuando el derecho sobre la vida y el trabajo de los indios, que eran la inmensa mayoría de los habitantes del territorio, y los privilegios ilimitados para los españoles y criollos ricos. Es lo que olvidan quienes todavía piensan que hubiera sido mejor ahorrarnos la destrucción de la “riqueza” nacional (PIB por habitante), que obtener la independencia. Es lo que define a los conservadores de todos los tiempos: su desprecio por la condición y dignidad de los de abajo.
    Una sugerencia: poner unos renglones más en este espacio de comentarios, para escribirlos y revisarlos con más comodidad.
    Saludos a los amigos de Nexos.


  3. Arturo Lomas Maldonado

    No es exactamente el texto del discurso de Maximiliano, sino del cartel que Maximiliano hizo pegar por todos los sitios por los que recorrió en su andar hacia Dolores Hidalgo. Si gustan tengo el original, nada más díganme cómo se los envío.


    • Jerry Sarre

      me gustaria que me enviara una copia del texto que aduce tiene en su poder , para compartirlo como material de apoyo didactico para los docentes que imparten las asignaturas de Ciencias Sociales , principalmente historia. De antemano gracias por atencion que sirva presentarse a esta misiva.


    • Jose Rene Signoret Sanchez

      Saludos si se puede me gustaria tener una copia


    • Carmen Sánchez Crespo

      Quisiera pedirte la compartieras conmigo también. Soy editora de libros y esta información es muy valiosa conocerla. De antemano, gracias. Saludos. Carmen SC Mi correo es: cuidadoeditorial@yahoo.com.mx


    • teresa

      Si pudiera enviarme por favor el discurso completo al correo arriba anotado. De antemano muchas gracias y felices fiestas patrias.


    • demetrio

      interesante la historia unas veces verosimil y otra sin apoyo textual. gracias por su atencion.


    • M. Esther Pacheco M

      Me gustaría mucho poder leer el texto. ¿Podrías compartirlo?
      Muchas gracias y saludos.


    • Alfredo

      le agradeceré si me comparte el discurso original de antemano se lo agradezco.


  4. Hector Gallegos

    Deseo la respuesta del Sr. Arturo Lomas Maldonado,,, Gracias