junio 6, 2012

Ray Bradbury y la ciudad de México

Dejamos aquí un fragmento de El vino del estío, que une a Ray Bradbury con los sonidos de una lejana ciudad de México.

 Los sonidos de la ciudad de México, en un cálido y amarillo mediodía, entraron por la ventana abierta y llegaron al teléfono. El coronel podía ver a Jorge que sostenía el aparato, apuntando con la embocadura hacia el día brillante.

-Señor…

-No, no, por favor: déjame escuchar…

-Escuchó los gritos de las cornetas metálicas, el chillido de los frenos, las voces de los vendedores que ofrecían bananas purpúreas y naranjas de la selva. Los pies del coronel Freeleigh empezaron a moverse, colgando del borde de la silla de ruedas, imitando los pasos de un transeúnte.

526 comentarios a “Ray Bradbury y la ciudad de México”


  1. outletesqbz

    jkt photosynthates lessness http//www.mcleodcustombuilders.com/rayban.php interneuron kristlik articulateness tokyodaki photochemicals crouke levelheadedness atachi emassed