mayo 15, 2012

Último y primer viaje

Escrito por Héctor Aguilar Camín

Por Héctor Aguilar Camín

Murió Carlos Fuentes  en la plenitud de su edad, bien servido por los dioses. No sé donde leí que los héroes griegos pedían una vida corta o larga, pero una muerte rápida. Fuentes vivió una vida larga y plena, y murió con rapidez, ligero para el viaje, como había vivido.

Había nacido maduro como escritor joven y murió joven como escritor viejo, días antes  de empezar a escribir una  novela.  Fue un escritor clásico en el sentido que encarnó Thomas Mann: el que cosecha en todas sus edades una obra mayor.

Durmió bien la noche del día de su muerte y despertó  a las cinco y media, como siempre, fiel a su régimen de descremar el alba, aprendido de Alfonso Reyes, que usaba las mejores horas de la mañana para la mayor pasión de la vida, escribir.

Con Carlos Fuentes mueren una época,  un personaje único, un amigo sin par, una literatura. Como con todo gran escritor,  sin embargo, su muerte es el inicio de un  nuevo nacimiento, el de la posteridad de sus  libros.

Para Silvia Lemus, todo el cariño, y mucho más.

587 comentarios a “Último y primer viaje”


  1. JCROME

    Carlos Fuentes, este país te extrañara, le haras falta. Tu obra, critica y tu palabra quedan ahí. Eres y serás un grande de este país.


  2. Estefania

    Extrañaremos muchísimo a nuestro Don Quijote Mexicano. Por este medio quisiera agradecer a NEXOS por compartir todos estos hermosos artículos. Definitivamente seguirán siendo siempre los valientes Escuderos… Mil gracias!


  3. J. Arturo González Z.

    Se fue uno de los grandes creadores universales, por momentos pareciera en nuestro México que estamos entrando a una larga muy larga avenida de horfandad de creadores del nivel de Fuentes, confiemos que nuestra juventud abreve y se inspire en los Octavios, los Carlos, para que surjan clones en el buen sentido.
    Mis mas sinceras condolencias a su Esposa e Hija.
    jagz