marzo 13, 2012

Primero mexicano y después latino: radiografía de los jóvenes latinoamericanos en Estados Unidos

Escrito por la redacción
 

 

 

 

 

 

 

 

Alrededor de 15% de la población económicamente activa nacida en México trabaja en Estados Unidos, muchos de ellos son jóvenes. Y allá, junto con los latinos de segunda y tercera generación, son el grupo étnico más joven de todos y son el más abundante de entre las minorías de aquél país. Una manera de definir a una generación es ubicar qué piensan y qué dilemas enfrentan los individuos mientras pasan de la juventud a la vida adulta. El centro Pew le ha hecho una radiografía interesante a los muchachos con orígenes latinoamericanos de entre 16 y 25 años que hoy crecen en Estados Unidos, un tercio de los cuales nació fuera del territorio estadounidense y dos tercios dentro de él.

Hay varias características que los unen. Su lengua -el español- es muy resistente y sobrevive por generaciones, suelen preferir el país de origen como su apelativo étnico sobre los términos latino o hispano y el término “americano” sólo se vuelve el preferido -y no por mucho- hasta la tercera generación; también, sorprendentemente, en el censo se describen a sí mismos como “no blancos” con más frecuencia de lo que lo hace la población latina de 26 años o más. Además:

Los latinos jóvenes están satisfechos con sus vidas, optimistas sobre su futuro y le asignan mucho valor a la educación, el trabajo duro y el éxito profesional. Sin embargo, tienen más posibilidades que otros jóvenes estadounidenses de abandonar la escuela y volverse madres (o padres) adolescentes. Hay más probabilidad de que vivan en pobreza que los jóvenes blancos o asiáticos. Y tienen grados altos de exposición a las pandillas.

En términos de movilidad social, parece ser que ésta es una generación a la que le va a costar más trabajo subir que a los jóvenes de las anteriores olas inmigratorias:

Varios expertos en inmigración se muestran escépticos respecto a que los hijos y nietos de los actuales inmigrantes hispanoamericanos puedan gozar de la misma movilidad social de la que gozaron los descendientes de los inmigrantes europeos en los siglos anteriores.

Las razones varían y no son necesariamente compatibles unas con otras. Algunos expertos señalan que son los cambios estructurales en las economías contemporáneas que hacen más difícil para los trabajadores no calificados escalar a la clase media. Algunos dicen que el status de indocumentados de tantos de ellos es un obstáculo mayúsculo para su movilidad ascendente. Otros dicen que la cercanía de los países de origen y las nuevas tecnologías hacen que sientan menos necesidad de aculturarse a su nueva sociedad.  Algunos más subrayan que la fatalidad de las culturas latinoamericanas es no embonar bien en sociedades construídas sobre valores anglo-sajones. Otros dicen que la mayor tolerancia a la diversidad cultural puede dar incentivos a los inmigrantes y a sus hijos a mantener las identidades que los inmigrantes de antes veían como una debilidad. En oposición a lo último, otros dicen que la piel morena de los latinos es lo que hace que la asimilación sea difícil en un país donde el blanco sigue siendo la norma racial.

Acá transcribimos algunas cifras del reporte de Pew Hispanic Center:

  • Los latinos constituyen el 18% de la juventud estadounidense de entre 16 y 25 años. Sin embargo, es mucho más alta en algunos estados. Son el 51% de la juventud en Nuevo México, 42% en California, 40% en Texas, 36% en Arizona, 31% en Nevada, 24% en Florida y 24% en Colorado.
  • Cuando les preguntan qué término usarían para describirse a sí mismos, los jóvenes latinos muestran una fuerte preferencia por el país de origen de su familia (52%) sobre la palabra “americano” (24%) o los términos “hispánico” o “latino” (20%).
  • Por una tasa de dos a uno, los jóvenes latinos dicen que hay más diferencias culturales (64%) que similitudes (33%) dentro de la comunidad latina en los Estados Unidos.
  • La mayoría de los jóvenes latinos no se ve a sí mismos embonando bien en las categorías raciales del U.S. Census Bureau. Más de tres cuartos (76%) dice que su raza es “alguna otra raza” o – en todo caso- prefiren ser llamados “latinos o hispánicos”. Estos jóvenes tampoco ven la raza en los mismos términos que los mayores a 26. Sólo el 16% de los menores de 25 años se identifica como blanco, mientras que casi el doble (30%) de los mayores identifica su raza como blanca.
  • Entre los latinos que nacieron fuera de Estados Unidos, sólo el 48% declara poder hablar inglés bien o muy bien. Entre los latinos nacidos en suelo estadounidense, la cifra se duplica a 98%.
  • Para los hijos de inmigrantes y de generaciones siguientes, hacer suyo el inglés no necesariamente significa abandonar el español. Un sólido 79%  de los jóvenes de segunda generación y 38% de la tercera reporta ser competente en español.
  • Cerca de tres de diez (31%) de los latinos jóvenes dicen tener un amigo o un pariente que sea o haya sido miembro de una pandilla. Este grado de familiaridad con las pandillas es mucho más predominante entre los nacidos en suelo estadounidense que entre los que nacieron en otro país (40% contra 17%).
  • Alrededor de la mitad de los jovenes latinos dicen priorizar muy alto en sus vidas tener hijos (55%), llevar una vida religiosa (51%) y casarse (48%); cerca de una cuarta parte (24%) dice lo mismo sobre ser rico. Todas estas valoraciones son muy similares a las de las juventudes no latinas.

Una de las conclusiones de este reporte sorprende a esta redacción. Esta es una generación que se ve  a sí misma como un grupo increíblemente diverso cuyo principal rasgo en común es habar español. Les gusta distinguirse de los grupos “blancos” más de lo que lo hacen sus mayores, pero se distinguen haciendo referencia al país de orígen de sus padres antes que mediante el uso del término latino e -incluso- el término “americano”. Claramente encuentran esos términos restrictivos a la vez que se sienten distintos a los demás. En la ola inmigratoria del sur y este de Europa de principios del siglo XX, los grupos inmigrantes no se podían entender unos a otros a menos que hablaran inglés; sin embargo hoy la lengua franca de buena parte de los inmigrados es el español, pero quizá no más que eso: por el momento su nación de orígen pesa más (como pesó entre polacos, ucranianos y húngaros) que su adscripción continental o “étnica”. Hemos encontrado un texto de Miguel Flores, un estudiante latino de la generación de 2013 del MIT, hijo de madre salvadoreña y padre mexicano, que encontramos muy representativo:

Eso es algo de lo que más me sorprende de la población latina. No nos vemos similares de alguna manera en particular; no somos una raza sino un grupo étnico o cultural. Existen hispanos blancos, hispanos negros, e incluso aquellos que pueden rastrear sus raíces directamente a los pueblos indígenas [...] no hay ningún atributo visible que pueda usarse para discriminar contra los latinoamericanos porque, en apariencia, podemos vernos tal y como la persona que discrimina. [...] Entonces ¿cuál es la base de la discriminación? ¿Qué causa las perspectivas de superioridad? Claramente no puede ser el color de la piel, ni la raza. La única similitud entre latinos es el predominio del español como nuestra lengua principal. ¿Es esa una razón suficiente para discriminar?

Las preguntas que se ha hecho Miguel seguramente se las hacen millones de jóvenes latinos que habitan en Estados Unidos. Estas preguntas quizá los acompañen por un buen tiempo y definan una parte de la identidad del grupo de adultos en el que pronto se habrán de convertir.

 


Si te gustó esto te recomendamos...

514 comentarios a “Primero mexicano y después latino: radiografía de los jóvenes latinoamericanos en Estados Unidos”


  1. gosgoinf

    Greater than 50 gals proved for that photography the fact that she could have for A Unique Money associated with West Ma to your company tenth birthday as well as honoring it’s resolve in order to adult females and even young women. Shirley feels very nearly astonished from the turnout, although your lover won’t be amazed. The ladies were while encouraged by means of Shirley, for the reason that the girl has the opinion prompted from these products..

    http://www.ordina.ca/

    Responder

Comenta esta entrada

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>