diciembre 15, 2011

Las ideas como directrices del arte. Entrevista con Héctor Falcón

Escrito por Alfredo Dávila Monsiváis

Héctor Falcón, artista sinaloense, tiene influencias notables del arte de japonés. Ha trabajado con un gran abanico de medios como la fotografía, el video, la pintura y la instalación. Su participación artística destaca en más de 150 muestras alrededor del mundo; desde su óptica personal y a lo largo de su obra, cuestiona aquellas problemáticas de la hipocresía social que están latentes en torno a la tiranía de la belleza como dogma en la vida occidental. En el 2002 desarrolló el MexArtFest, festival más importante de arte y cultura mexicana que se ha hecho en Japón, proyecto dedicado a mostrar las manifestaciones artísticas de las recientes generaciones de creadores mexicanos. Ha colaborado también como director de arte y diseño de producción en diversas películas. Desde hace un año se asoció para crear el espacio en la Col. San Miguel Chapultepec de Central Art Projects, espacio que busca ser una galería y un museo en un concepto híbrido.

Esta entrevista llevada a cabo en noviembre de 2011 en Central Art Projects nos muestra a un artista que cree firmemente que el clima en México promueve la generación de proyectos artísticos con valor.Este destacado creador que ha experimentado en carne propia sus concepciones de arte, habla de su visión y sus proyectos.

¿Cómo fue el primer contacto con el arte, qué te  impulsó a ser artista?

Fue algo lúdico. Yo me dedico a esto porque mi abuelo era pintor, y era algo que sucedía cada vez que lo visitaba. Yo me relacionaba con el dibujo, con la pintura y con libros de arte, porque era lo que existía en ese espacio. Y mis padres siempre me apoyaron en este gusto. Y se fue transformando en un trabajo con el que he vivido. Esto para mí no fue algo que decidí de la noche a la mañana, es una línea muy suave que me llevó a ese camino. Siempre me ha interesado llevar a cabo proyectos más amplios, no limitados sólo a la comercialización.

¿Qué diferencias percibes entre el arte de Tokyo y la Ciudad de México?

Siento que el mexicano genera muchos prejuicios, porque cuando uno se da cuenta de que dónde se estudió tiene más peso que las instituciones educactivas de allá; o bien, las exhibiciones tienen más peso las que se producen aquí que en esas tierras. Sin estigmatizar la escena del arte en Japón, pero si creo que los espacios son mucho menores; se producen más cosas aquí. El clima socio-político en México permite la generación de arte. Cuando te das cuenta que el arte deja de suceder o se duerme es cuando el país está en una comodidad excesiva; los climas ríspidos siempre generan movimiento en el ámbito artístico-cultural. Ya no hay tantas limitantes de información como las de antes. Y el arte no es otra cosa que la relación con lo que está sucediendo en una sociedad. El ambiente en México es muy propicio para la producción.  El arte público debe de contener una marca que patrocine, que se genere el espacio de relación de las personas con los objetos, y que además los artistas resulten beneficiados. Estos proyectos generan una ciudad más sana.

¿Cómo se inserta el proyecto de Central Art Projects en la oferta de espacios para el arte en el DF?

Es un centro cultural que co-dirigimos Omar Torres, Joseph Zaga y yo, abierto desde hace un año. Nuestra relación con los espacios culturales se inclinan por nuestra propia relación como artistas, lo que tratamos de hacer con este espacio es fusionar una galería comercial y un museo público. Es un híbrido algo raro. Es un espacio que presenta exhibiciones sin trámites burocráticos desgastantes, a pesar de que existe un comité que toma las decisions, pero sin procesos tan incómodos. Se tiene muy claro que por el reducido espacio no podemos realizar muchas exposiciones simultáneas, sin embargo se ha abierto la puerta a artistas que no han sido tan vistos. Nos interesa que el espacio cumpla una función social importante, a la vez de ofrecer alternativas al arte con propuestas y acciones reales.

¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad en el terreno del arte?

Hay muchas iniciativas generándose y sucediendo. Y no sólo en las artes visuales, sino también en la música, en el teatro en espacios públicos. El producir arte es significado de que la ciudad está viva.  Los grandes museos, que a final de cuentas son los escaparates finales, se nutren de los lugares donde se llevan a cabo estas actividades. Las personas se han dado cuenta de que los museos son herramientas artísticas interesantes, pero no las únicas. Es allí donde la gente está tomando las iniciativas, lo que me parece relevante.

¿Qué género te atrae más del arte?

Las artes son sólo una pero tiene diferentes medios para aterrizarse. Yo vengo de una escuela tradicionalista, mis referentes son las pinturas clásicas. De pronto me di cuenta que había otras posibilidades con otros medios y que los mismos discursos cobraban otra importancia al cambiar de medio. Lo que he estado haciendo es comenzar a moverme entre los medios, siempre dirigido por las ideas. Mi manera de trabajar inicia en el campo de las ideas y a partir de allí comienzan las decisiones y los caminos.  Con esto, hoy por hoy me encuentro mucho más perdido, ya que trato de no encontrar una única solución. El arte corporal es algo que no voy a dejar de hacer, porque no tiene un rigor del día a día. Hay muchas ideas que al llegar a la práctica no funcionan, pero te nutren para el siguiente proyecto. Se debe de tener un autojuicio, pero sin censurarse creativamente. Hoy me voy adaptando a los medios que van surgiendo y me la paso mucho mejor.

¿Cuáles son tus proyectos a futuro?

Hoy estoy trabajando en el libro que reúne los proyectos de arte corporal que he venido haciendo. Existe el suficiente material para realizarlo, después de 12 años de ir trabajando en estos terrenos. Ya es necesario sentar un precedente organizado sobre esto. Me interesa que esta cuestión entre cuerpo y arte se difunda más. Se trata de especie de catálogo, entre mi experiencia con textos de Ricardo Pohlenz, de Mariana H, de Pablo Soler, etc. Tomando una amplitud de miradas sobre el tema.

@alfredopetas


Si te gustó esto te recomendamos...

67 comentarios a “Las ideas como directrices del arte. Entrevista con Héctor Falcón”