noviembre 18, 2011

Ciencia y religión ¿Del conflicto a la reconciliación?

Escrito por La redacción

Bajo la lupa moderna, la ciencia y la religión suelen verse como fenómenos de naturalezas distintas y distantes. Lo cierto es que en ese largo experimento de campo que llamamos historia, ambos universos (las disciplinas científicas y religiosas, su pensamiento y sus profesionales) han establecido relaciones armónicas pero también han tenido situaciones tensas y episodios llenas de acrimonia. Es correcto a la vez que simplista afirmar que la relación histórica de estos dos mundos ha sido (y sigue siendo) tremendamente compleja, pero el asunto no se queda ahí. Hoy que ambos mundos coexisten en relativa paz, se hace notorio que más que distancia, hay evidencia de lo contrario: de la relevancia de la una dentro de la otra. Ciencia y religión, a pesar de las tendencias modernas hacia la separación de las esferas sociales, parecen sostener -en el fondo- una relación de interconexión cuando no de interdependencia.

Durante la visita del Papa al Reino Unido , el historiador Thomas Dixon presentó el documental “¿El fin de Dios?  Una guía horizonte a la ciencia y la religión“. La redacción lo recomienda. Dixon examina la compleja relación entre ciencia y religión desde el icónico juicio de Galileo en el siglo XVII hasta la construcción del Gran Colisionador de Hadrones apenas hace unos cuantos años (y sus increíbles implicaciones para la formación de nuevas nociones sobre el universo). Sin ignorar las estructuras políticas que sostienen nuestro entendimiento del universo científico y el religioso, también se aventura  a revisar los detalles de asuntos como las maneras en que el efecto placebo puede ser observable en las razones que da la neurociencia sobre la creencia en Dios. Puede ver el documental aquí: The end of GOD? Video.

El profesor David B. Wilson ha señalado que la historiografía de la relación entre la ciencia y la religión ha ido abandonando los esencialismos  que los separaban y se ha movido hacia un entedimiento histórico y contextual de lo que significa ciencia y lo que significa religión:

Una revolución historiográfica ha surgido en décadas recientes a partir de estudios que argumentan que la ciencia y la religión se han relacionado de muchas maneras, de formas armoniosas inclusive. Estos estudios han subrayado que los propios significados de las palabras ciencia y religión han cambiado considerablemente en el tiempo [...] En consecuencia, la ‘hipótesis de la complejidad’ va sustituyendo a la ‘hipótesis del conflicto’ en el entendimiento de los historiadores de la relación entre ciencia y religión.

La revisión crítica que hace Wilson en su artículo “The Historiography of Science and Religion” no sólo es muy clara, sino que revisa una serie de textos clásicos y contemporáneos que seguro serán de interés para aquél que quiera profundizar en el tema desde una perspectiva histórica-no-esencialista (pp. 13-29).

 


Si te gustó esto te recomendamos...

10 comentarios a “Ciencia y religión ¿Del conflicto a la reconciliación?”


  1. Moisés Pérez Cosgaya

    Mientras haya conceptos no identificados para fenómenos naturales Dios será la única explicación y, aún así; Dios será la explicación para muchos fenómenos sociales.
    Cuando desaparezca la raza humana aún Dios será la única explicación posible para satisfacer el razonamiento para entonces no existente del ser humano.


  2. Frankchucho

    Ha habido una seria rivalidad de la ciencia versus religion cuando la ciencia abarco los campos donde la religion fundamentaba su razon de ser, ahi donde tenia cautivos a sus fieles y podia manipularlos a su antojo, no hiba a permitir que un cientifico hereje pisara sus terrenos, los exciviera como mentirosos, y de paso liberara a sus clientes de perder el temor de Dios. No señor, como siendo la autoridad maxima hiba a permitir esto, entonces le metia a los cientificos otra clase de temor, (puesto que ya habian perdido el temor a Dios) o te callas o te quemo y como este era realmente un temor palpable, pues me callo……..y sin embargo se mueve.


    • Hubert

      Dios noo le pertenece a ningún movimiento. Qué sé lo atribuyan unas qué otras es punto aparte.


  3. Rodrigo Guerra

    En NEXOS no logran establecer el status quaestionis… Tengo la impresión que en buena medida esto acontece por la ausencia de una comprensión analítica y diferenciada de las religiones y de las ciencias. Si la ciencia o la religión fueran términos unívocos tal vez NEXOS estaría cerca de una comprensión adecuada. Sin embargo, tanto la noción de ciencia como la de religión entrañan un despliegue analógico sumamente complejo. Pensemos en las relaciones entre biología contemporánea y una religión como los Hare Krsna. Seguramente estas relaciones serán diversas a las existentes entre astrofísica contemporánea y fe católica. Todo esto se torna más complejo cuando atendemos a la propia autocomprensión de algunas religiones. La fe católica sólo en un sentido lato se reconoce a sí misma como “religión” por el carácter inverso (descendente) de su dinámica constitutiva. Por su parte, las diversas ciencias se acreditan como tales a partir de diversos criterios de cientificidad. Las ciencias experimentales – como la química – precisamente tendrán en la experimentación un criterio decisivo -aunque no único -. Otras ciencias, como la Historia, no hacen experimentos sino que recurren a métodos auténticamente científicos que brotan de las exigencias de su objeto propio. Así las cosas, las relaciones entre “religión” y “ciencia” no pueden ser planteadas rigurosamente sin una familiaridad más profunda con la naturaleza y pluriformidad de cada una de ellas…


  4. Rogelio Herrera

    Aunque el pensar sea el correcto, no se debe dejar a un lado, el correcto escribir. En el comentario de “Frankchucho” si bien estoy de acuerdo parcialmente con sus ideas, me surge una tremenda decepción al encontrar tremendas faltas de ortigrafía (“hiba” por iba -dos veces-, “exciviera” por exhibiera, adicionalmente de un sin fin de falta de acentos.

    Saludos


  5. Hubert gen1:1

    Dios noo le pertenece a ningún movimiento. Qué sé lo atribuyan unas qué otras es punto aparte.