noviembre 10, 2011

Top 5 libros clásicos de la autoayuda

Escrito por Mario Arriagada

Este año es el 75 aniversario del primer gran bestseller de autoayuda del siglo XX: Cómo ganar amigos e influir sobre las personas (1936) de Dale Carnegie. Ha vendido más de 15 millones de copias y ha sido traducido a 35 idiomas. ¿Quién dice que  la autoayuda es un género menor? Pues son muchos, muchísimos, los que lo dicen. A veces con razón a veces con muy poca.

Las críticas habituales al género son que suele, en algunas de sus variantes, intentar resolver contradicciones absurdas (¿cómo hacerse rico sin dejar de ganar el salario mínimo? ¿cómo envejecer sin dejar de ser joven?) con fórmulas arbitrarias e inaceptables para la mente crítica, generalmente agrupadas en series de 7 , 12 o 20 pasos. Los aburridos defensores de la mesura suelen decir que también gusta del uso y abuso de la hipérbole para esconder el hecho de que las ideas que presenta no son más que convencionalismos sociales que a todo mundo le gusta escuchar de forma autocomplaciente. Ya los más preocupados por el progreso social, desde la distancia (o altanería) que da el grado universitario, suelen decir que el género no es más que una herramienta de una industria que se alimenta de tratar con ligereza los serios problemas que atormentan a la gente poco educada.

Hace unos meses, en la revista nexos, la escritora Rosa Beltrán ubicó el problema del género en lo que llama “la narrativa sin historia” de la sociedad del espectáculo que aflige, entre otras cosas, a la moral del éxito:

El discurso de la moral del éxito (que se aplica a cualquier ámbito: económico, religioso, político, etcétera) produce una trama no narrativa. [...] Este sueño aspira a la reproducción de una sensación que depende de un cierto performance, pero no de una serie de acontecimientos ordenados en progresión, mucho menos incidentes inscritos en una lógica. Ahora son un espectáculo de incidentes sin relato, propios de una época donde la experiencia del relato (estrechamente ligado a la experiencia de la memoria) tiende a desaparecer. O eso parece.

Sin embargo, no toda la literatura de autoayuda es de esa naturaleza. Escribir y seguir manuales de vida para ayudarse a uno mismo es una tradición antigüa. La intención de mejorarse a uno mismo mediante un método práctico y accesible sobre “cómo vivir mejor” o “cómo ser mejor persona (político, madre, comerciante, etc.)” es un asunto tan clásico como añejo. Los libros de autoayuda de los antigüos comparten propósito y a veces forma con los de hoy. Y no pocas veces sus aspiraciones prácticas son trascendidas por profundas reflexiones sobre temas difíciles y de preocupación popular (tradicionalmente centrados en el individuo y su vida diaria: el amor de pareja, el poder y relaciones personales, la salud, la riqueza y el ingreso individual, la belleza corporal y la felicidad propia). Por ejemplo, hace no mucho, Jesús Silva Herzog Márquez en su artículo el Maquiavelo de Lefort escribió:

Eso: dejemos de leer El Príncipe como si fuera un manualito de autoayuda para aspirantes a diputado; dejemos de creer que ahí están las herramientas para reparar el caldero del Estado. Todo eso conforma la superficie de un alegato que se hunde más adentro. En Maquiavelo se encuentra la fascinación por descifrar el ser profundo de la política y, por lo tanto, del hombre.

En efecto, el género de los “espejos de príncipes” constituye también “manualitos de autoayuda” para un público muy particular (el Duque de Urbino en el caso de Maquiavelo). Ahora que quizá en lo que pensaba Silva-Herzog Márquez al escribir el párrafo citado era en deplorar el mal uso de los libros que, mientras son alegatos hondos, se usan como si fueran fórmulas facilonas para impresionar al público con el único objetivo de simular agudeza y sabiduría generalizable. No está del todo equivocado.

Ayer, en entrevista publicada en La Jornada, Enrique Peña Nieto atribuyó los errores de la estrategia de combate a la violencia del gobierno federal a no haber entendido lo sabios consejos de Sun Tzu (el estratega militar chino del siglo V A.C.). Peña Nieto explica que el problema  partió de un mal diagnóstico, lo que “derivó en mayor violencia y, como dice ‘Sun Tzu: ‘no vayas a la guerra si no estás seguro de que vas a ganarla’. El Arte de la Guerra es un manual de aforismos dedicados a la táctica militar que ha sido particularmente abusado por la cultura corporativa, especialmente en aquellos libros de autoayuda dedicados a la resolución de conflictos. Asumir, probablemente argumentaría Silva -Herzog, que si todos leyéramos y aplicáramos los consejos de Sun Tzu mejoraría nuestros problemas de violencia e inseguridad sería equivocarse y desaprovechar lo que el antigüo manuscrito nos tiene que decir.

Las muletillas más comunes (que no únicas) de la literatura de autoayuda de nuestros tiempos suelen ser dos: 1) el poder del pensamiento positivo y 2) que la clave está en el autoestima. Tradicionalmente se cree que estos dos son los mecanismos por los cuales se expresa el poder último de la autoayuda: la voluntad. Pareciese que en la literatura de autoayuda del siglo XX suele dominar, en su mayor parte, una actitud individualista y voluntarista. Centrada en el yo y creyente de que si lo crees, lo puedes. Poco o nada de peso se da a los condicionantes externos al individuo. Pero eso es sólo una afectación contemporánea, la autoayuda no siempre es o ha sido así. Aún en nuestros días se escribe autoyauda algo más reflexiva y menos voluntarista, más abierta y menos onanista. Con el fin de revalorar el género de la autoayuda contemporánea, hacemos nuestra la selección de “12 libros de autoayuda que no dan grima” publicada en el blog de Arcadi Espada del diario El Mundo.

Sin embargo, como en tantas cosas, quizá la mejor manera de entender las valías, variedades y usos de un género es volver a visitar los clásicos. He aquí una selección de clásicos que han ofrecido consejos prácticos y morales en distintos momentos:

Cinco ‘clásicos’ de la autoayuda

1.  Trabajos y días de Hesiodo

Este libro podría llamarse cómo tener amigos e  influir en las personas de Troya en el año 700 antes de cristo. Tiene 800 versos y dos ideas centarles: el trabajo es la carga del hombre, pero el que esté dispuesto a trabajar le irá bien. Se supone qu el libro se escribió en el contexto de una profunda crisis agraria en la Grecia antigüa. Con la crisis económica del día de hoy, quizá valga la pena autoayudarse corriendo a su librería más cercana.

versos 398-410

Trabaja, ¡oh insensato Perses! en la tarea que los Dioses destinaron para los hombres, no vaya a ser que, gimiendo tu corazón, con tu mujer y tus hijos, tengas que buscar el sustento en casa de tus vecinos, que te rechazarán. Acaso lograras éxito dos o tres veces; pero si vuelves a importunarlos, ya no lograrás nada; hablarás mucho en vano y será inútil la multitud de tus palabras. Te aconsejo, pues, que empieces por pensar en el pago de tus deudas y en evitar el hambre.

Ante todo, procura tener una casa, una mujer, un buey de labor y una servidora soltera que siga a tus bueyes. Ten en tu morada todos los instrumentos necesarios, con el fin de que no hayas de pedírselos a otros y de que no carezcas de ellos si se te rehusan; porque entonces pasará el tiempo y el trabajo quedará por hacer. No dejes nada para el día siguiente, ni para el otro día, porque el trabajo diferido no llena el granero. La actividad acrecerá tus riquezas, porque el hombre que difiere siempre las cosas lucha con la ruina.

2. Sabiduría de Salomón.

Este texto que no escribió el rey Salomón sino algún judío que vivía en Alejandría apenas medio siglo antes de nuestra era intenta dar un saber práctico moral (para alcanzar la felicidad o el éxito). Es uno de los polémicos libros deuterocanónicos que son parte de la Biblia católica pero no de muchas de las Biblias protestantes. Más o menos dice que la sabiduría se alcanza contemplando la realidad y extrayendo de ella las máximas de la vida (¿suena familiar?).

Sabiduría 2

1 Ellos se dicen entre sí, razonando equivocadamente: “Breve y triste es nuestra vida, no hay remedio cuando el hombre llega a su fin ni se sabe de nadie que haya vuelto del Abismo.

2 Hemos nacido por obra del azar,
y después será como si no hubiéramos existido.
Nuestra respiración no es más que humo,
y el pensamiento, una chispa que brota de los latidos del corazón;
3 cuando esta se extinga, el cuerpo se reducirá a ceniza
y el aliento se dispersará como una ráfaga de viento.

4 Nuestro nombre será olvidado con el tiempo
y nadie se acordará de nuestras obras;
nuestra vida habrá pasado como una nube, sin dejar rastro,
se disipará como la bruma,
evaporada por los rayos del sol
y agobiada por su calor.

5 El tiempo de nuestra vida es una sombra fugaz
y nuestro fin no puede ser retrasado:
una vez puesto el sello, nadie vuelve sobre sus pasos.

3. Meditaciones de Marco Aurelio

Este libro del “emperador-filósofo” de Roma, padre del horrendo emprerador Commodus (Joaquin Phoenix en la película Gladiador) fue un favorito del siglo XIX – desde Darwin hasta Nietzche lo adoraban.  También está en la lista de libros favoritos del ex-presidente Bill Clinton y se dice que lo leyó y releyó durante su presidencia. Los eruditos aguafiestas han desmenuzado el texto e insistido que cuando no es una fabricación medieval y de los copistas, es no más que las notas ordinarias y de “sabiduría popular” de un romano de élite medio entrenado en generalidades filosóficas (favor de leer esta entretenida crítica de Mary Beard en el London Review of Books). Sin embargo, estas reflexiones descoyuntadas son merecedoras de lectura cuando sientan que se empiezan a jorobar por el peso de taaaanto podeeer.

Libro II

1. Al despuntar la aurora, hazte estas consideraciones previas: me encontraré con un indiscreto, un ingrato, un insolente, un mentiroso, un envidioso, un insociable. Todo eso les acontece por ignorancia de los bienes y de los males. Pero yo, que he observado que la naturaleza del bien es lo bello, y que la del mal es lo vergonzoso, y que la naturaleza del pecador mismo es pariente de la mía, porque participa, no de la misma sangre o de la misma semilla, sino de la inteligencia y de una porción de la divinidad, no puedo recibir daño de ninguno de ellos, pues ninguno me cubrirá de vergüenza; ni puedo enfadarme con mi pariente ni odiarle. Pues hemos nacido para colaborar, al igual que los pies, las manos, los párpados, las hileras de dientes, superiores e inferiores. Obrar, pues, como adversarios los unos de los otros es contrario a la naturaleza. Y es actuar como adversario el hecho de manifestar indignación y repulsa.

 

4. El camino a la riqueza – Benjamin Franklin

Benjamín Franklin compró un periódico a punto de quebrar y le puso The Pennsylvania Gazette. Para el año nuevo de 1732 se anunció que se ofrecería el “Almanaque del Pobre Ricardo” que se seguiría publicando hasta 1758. En aquellos números Benjamin Franklin escribió memorables aforismos sobre el éxito en la vida. En 1758 compiló y edito sus adagios más célebres del almanaque y los publico bajo el título The Way to Wealth. Aquí una selección que muestra bien la capacidad que tiene Sanborns para vender y vender la misma puerca refriteada. Favor de notar la furiosa ética protestante que nada más de leerla (olvídense de aplicarla) provoca un cansancio repentino.

5. Dios mío, hazme viuda por favor de Josefina Vázquez Mota

Sin cumplir con todos los requisitos de un clásico, es probable que pronto lo sea: existe la posibilidad de que la autora se convierta en la primera Presidenta de México. Aún no es la candidata de su partido, pero más vale estar preparado para las luces y la sabiduría práctica que nos habrán de guiar en los tiempos difíciles.

Mario Arriagada

@marriagad


Si te gustó esto te recomendamos...

75 comentarios a “Top 5 libros clásicos de la autoayuda”


  1. assworcxo

    Eileen Kors’ complete sales revenue, EBITDA, together with EPS increase rates tend to be appreciably preceding Coach’s quantities. Over the revenue facet, nonetheless, Eileen Kors’ different data are usually underneath any expert criteria. With regard to liquidity, Erina Kors includes a reduced cost-free profit border, however company’s recent together with rapid quotients are usually substantially earlier mentioned the ones regarding Guru, showing an extremely nutritious equilibrium bed-sheet problem..

    http://www.cddesign.us/