noviembre 7, 2011

De espaldas a Roma. Latinos en Estados Unidos dejan el catolicismo

Escrito por Mario Arriagada

Se suele decir que los latinos están salvando a la cristiandad en Estados Unidos. Ellos participan en sus comunidades religiosas con más ahínco que otros sectores de la sociedad.* Pero los latinos de segunda generación ya no están canalizando sus energías religiosas a través de la iglesia de sus padres. Ahora se están convirtiendo a denominaciones protestantes, evangélicas y pentecostales a un ritmo muy veloz.

National Public Radio (NPR) hizo un radio-reportaje sobre este asunto desde el templo de New Life Covenant Church en Chicago:

El reverendo Wilfredo de Jesús ha liderado [por más de una década] un movimiento para traerle un poco de color al templo, en su mayoría conformado por población blanca. Él afirma – y las estadísticas lo respaldan- que los latinos están rescatando a la cristiandad estadounidense.

“No hay duda, cada denominación habría decrecido en tamaño” explica, “de no haber sido por el crecimiento de los miembros hispánicos, incluyendo a nuestra hermandad, las Asambleas de Dios”.

Es una perogrullada decir que las 11 am de cada domingo es la hora de más segregación étnica de la semana. Sin embargo, la gente que acude al santuario de New Life son negros, blancos y asiáticos tanto como latinos. La mayoría, como el reverendo de Jesús, son latinos de segunda generación. Tres de cuatro servicios religiosos son en inglés [el otro en español]. Es un hecho que mucho del crecimiento de esta iglesia está alimentado por hispano-americanos que descartan la fe de sus padres.

De Jesús dice que él siempre puede ubicarlos.

“La gente viene a la iglesia, mientras yo me encuentro en el lobby, saludando a los visitantes – y ellos dicen ‘oiga padre, gracias por la misa de hoy’ [la mayoría de los cristianos no católicos generalmente usan el término servicio religioso]. Inmediatemente sé de dónde están viniendo.”

Las encuestas del Pew Research Center han mostrado que entre el total de los católicos latinos que viven en EEUU alrededor del 68 por ciento son de primera generación y 32 por ciento de segunda; sin embargo, en el caso de los latinos que pertenecen a iglesias protestantes las proporciones se invierten y la segunda generación de latinos conforma el 65% del total. Algo similar ocurre con las proporciones en las denominaciones evangélicas y pentecostales.

¿Por qué ocurre la conversión? Los testimonios que recogió NPR en Chicago subrayan dos argumentos que coinciden con algunas explicaciones de estudios más metódicos. Primero, que los creyentes latinos encuentran una experiencia religiosa más flexible, comunitaria y activa en las iglesias evangélicas y pentecostales cuando se les compara con los estilos rígidos y distantes del catolicismo. En segundo lugar, explican, que lo hacen porque pueden, porque existe la opción y porque no hay tanto castigo social por hacerlo. La pluraldad religiosa está más a la mano, lo mismo que la posibilidad de ir de “church-shopping”, cosa que no es tan fácil en algunos de sus países de orígen (como México).

Algunos comentaristas les gusta subrayar el hecho de que a los latinos, en general, les gusta que los servicios religiosos sean en español y especialmente dirigidos a su grupo, aunque ellos ya sean bilingües. Y usan ese hecho como muestra de su resistencia a integrarse a su nueva sociedad. Sin embargo, en esta iglesia en particular, su comportamiento religioso se acerca más al del estadounidense promedio: van a los servicios en inglés y la mayoría de ellos cambian de religión al menos una vez en la vida (como lo hace la mayor parte de la población blanca).

El propio Wilfredo de Jesús, abrevando de la tradición pública evangélica y pentecostal estadounidense, ha encontrado en su misión en esta tierra razones suficientes para lanzarse como alcalde de la ciudad. Sus escaramuzas políticas no tuvieron mucho éxito, pero no desentonaron de la normalidad acostumbrada. De Jesús y sus feligreses son, más bien, de una comunidad latina cada vez más parecida a los demás estadounidenses. Su capacidad de integración es notable y su éxito hace pensar que quizá sea la fe católica la que, a pesar de ser la denominación particular con más afiliados en EEUU, es una religión que no alcanza a acompañar con éxito a los hijos de inmigrantes recién llegados en una vida que sigue sin serles fácil. Los Kennedy aún les quedan muy lejos y su ejemplo seguramente les resulta poco útil, el templo evangélico les queda más cerca e indudablemente les da mucho más herramientas para lidiar con la vida que les toca enfrentar todos los días.

Mario Arriagada

 

*NOTA- Para quien se interese en ahondar en la poderosa influencia de los latinos en el futuro del cristianismo estadounidense, vale la pena visitar un reporte especial del Pew sobre el asunto. Como muestra nótese que en un país considerado como abierta y profundamente religioso, los latinos muestran niveles de religiosidad superiores a los del resto de la población en la mayoría de los indicadores tradicionales, especialmente aquellas personas que han decidido seguir caminando de espaldas a Roma.


Si te gustó esto te recomendamos...

4 comentarios a “De espaldas a Roma. Latinos en Estados Unidos dejan el catolicismo”