agosto 29, 2011

Migración y depresión

Escrito por la redacción

Parece que “ser pobre en Estados Unidos, ser un migrante mexicano joven en los Estados Unidos y ser un refugiado irakí en Jordania, están todos correlacionados con un riesgo muy alto de tener desórdenes mentales.” Estas condiciones sociales, reportadas por la revista Harper’s en su sección “Findings”, tienen algo en común: separación de la normalidad cultural, una alta exigencia de inculturación en momentos difíciles, y una cierta incapacidad de aprovechamiento de los beneficios que cierta sociedad tiene que ofrecer. Esta condición de marginado pareciese que es orígen de  los desórdenes mentales. Un primer estudio se publicó en los Archives of General Psychiatry hace apenas pocos meses donde se estimó que los migrantes mexicanos de entre 18 y 25 años de edad tienen el riesgo más alto de depresión, más de cuatro veces el riesgo de aquellos jóvenes con ascendencia mexicana pero nacidos en suelo estadounidense. También tienen una propensión trees veces mayor a padecer desórdenes de ansiedad.

“Mientras los inmigrantes se queden más tiempo en su país de origen, más baja es la probabilidad de que desarrollen desórdenes de ansiedad o de temperamento”, dijo el autor senior de este estudio, Sergio Aguilar-Gaxiola de la Universidad de California – Davis. “De manera inversa, hay evidencia de que mientras más jóvenes sean los migrantes mexicanos cuando llegan a los Estados Unidos, mayor es la propensión a desarrollar este tipo de desórdenes”. (ref)

Entre latinas, la proporción que intenta suicidarse también es muy alta. Alrededor de 2 millones de ellas lo han intentado al menos una vez:

Luis Zayas — un psicólogo y trabajador social de la Universidad de Washington en St. Louis, Mo.– explicó que si las muchachas hispánicas que intentan suicidarse vivieran en países donde ellas o sus padres nacieron, quizá tendrían lazos más fuertes a sus parientes, comunidades y costumbres. [...] Zayas dijo, “cruzar la frontera puede ser muy peligroso para la salud de las latinas. Mientras no entendamos a fondo el conflicto cultural, no seremos capaces de prevenir esto”. (ref)

Si la vida allá es dura, el viaje no lo es menos y los acompaña por el resto de sus vidas:


Si te gustó esto te recomendamos...

244 comentarios a “Migración y depresión”


  1. Juan carlos garcía Ramos
    Twitter: psicgarcia

    La migración conlleva a un proceso adaptativo en todas las esferas de la persona (mente, cuerpo, conducta, espiritú, cultura, economía). Algunos le llaman “Sindrome de Ulisses” otros “depresión por migración”. Lo cierto es que para determinar un trastorno mental no es tan simple, ni por el hecho mismo de ser migrante, sino que se requieren de ciertos factores. El hecho es inegable, sin embargo, difiero de algunas premisas de los comentarios anteriores.
    Presido el Colegio Estatal de Psicólogos de Querétaro, AC y en colaboración con la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Querétaro, atendemos a familiares de “migrantes desaparecidos” (viajaron pero no llegarón a su destino. Estamos a días de presentar informe general.
    Agosto de 2011.
    Psic. Juan Carlos García Ramos
    http://www.coepsique.org


  2. Querido México
    Twitter: QueridoMX

    En apoyo al paisano que buscó el desarrollo personal fuera de su hogar, hemos abierto un espacio para que esté conectado con sus orígenes. En Querido México deseamos ser la voz de nuestra patria para el migrante que lucha por sus sueños en tierras lejanas. Visítanos: http://on.fb.me/nl7Mmr Síguenos en: @QueridoMX